lunes, 31 de diciembre de 2007

CON EL ÍNDICE



Me llena de orgullo y satisfacción.... ay, no, eso es de otro discurso...

Empezamos a matar meses bastante después. Al principio sólo aniquilábamos nubarrones cuando estábamos de vacaciones, por matar el tiempo (climático), lo más reciente ha sido eliminar noviembre y diciembre. Total que nos plantamos en este último día de este puto año y hacemos balance. Lo mismo es que no somos tan imparciales como presuponemos y tiene más peso lo más próximo, lo mismo es que somos optimistas desde el inicio y nadie nos ha puesto en aviso, lo mismo es que lo de más cerca es tan bueno en resumen que vale la pena sumarle unas cuantas toneladas.

Lo del 8 de rima fácil y guarrilla me pone. Vamos, que estoy deseando, hoy por hoy, plantar la huella, la bandera y una tienda de campaña en mañana sin acritud ni ironía... Lo que me espera es lo mismo de siempre: Óscar y Herminio listos para darme un achuchón y ponerme un café con leche con la leche natural, sin preguntar si quiero pasta -que no- y chocando las manos mientras charlamos de fiestas con el primero y de Asturias o Fernando Alonso o la bolsa o la vida con el segundo; Angélica y Marc que contagian pureza, ganas de hacerlo bien de raíz. Marc que siempre me comprende en mi ludopatía y se envicia conmigo y me muestra el buen camino con mejor humor; Joan, el Massielo ídolo, que tiene un koala escondido entre las birras y me mima más de lo que merezco; Paula que es galerna calmada, oyente emisor, sillón de masajes con cuento incluido y bien narrado; Rosa Navarro que viene cada mañana con montones de besos y sinceridades -eso cómo se agradece??-; Bartolomeitor que sigue aquí en esencia, con su taquilla vacía, sus plátanos de la pausa, sus carreras de cada mañana; Aina que vuelve a nosotros con energía renovada, más segura, más consciente, más morenaza; Adel que se fue y dejó la casa sin guitarra, a mis cervicales sin su amasar de nervios; Manolo en territorio árabe que da señales de vida cada tanto -y bien que las valoro, compañero- y me habla de la vida sin ruido, de la tranquilidad; Willy que me felicita las fiestas y mira que hemos compartido pocas charlas y lo mucho que nos une; Enric que nos invita a conciertos y aparecemos de cualquier manera y tampoco se abochorna -por más traje de etiqueta- y nos reímos del ridículo y nos cagamos por la ausencia; María e Iván Potents -de apellido- que me llevan y me traen y son confidentes y es fácil. Xavi y sus múltiples nombres con buen fondo y muchos chistes mal contados -lo que importa es la intención, ¿no?- Kuba que me pilla en el Skype y ya es un amigo más de los de confidencias y secretos a altas horas de la madrugada; Sabina que se va a Madrid y me deja a oscuras, sin la sabiduría uruguaya que me falta en la sangre heredada, sin el quehacer pratense del "Hola, tenés algo que hacer esta noche? te extraño, nos vemos?... "; Mireia que me confirma lo que creemos todas y es un consuelo; Marta, Alfonsito, Carlos, Rafa, Carles, Richi, Suso, Patri, Mar, Pablo y el resto que me acogieron en el 2007 y de los que guardo un buen recuerdo; Astrid cuyo dedo sale en esta foto y es lila, lila, lila... ; Helena y Juli que formaron un trío tantísimas veces conmigo, casi hermanos de adopción, casi plimos.... ; Celia, Francesc, Sílvia, Jordi que amenizaron las conversaciones y dieron su opinión, no me cabe duda; G que desapareció sin fanfarria ni clarines pero dando vidilla; J que hizo posible lo imposible y cruzó algunas noches todos los abismos lovecraftianos para encontrarme despierta y poner su semillita de esperanza; Álex que me retrató a lo burka, que emprende nueva hazaña y me regaló energía sin haberla buscado; Topish, hacedora de grandes carcajadas, ideal a seguir; Marcus-versus, regalo inesperdado a kilómetros de distancia que encontró algo que leer -el clan Buckowski en abstracto, cada uno de su padre y de su madre... Sílvia, Pequeñita, Escandar...-; Pedro que conoció a Rubén y nos demostraron que el alehop, aún hay más, no siempre sale mal...; Marga que me curtió, sin perder los nervios, y me hizo relajarme un poquito en el segundo; aquella desconocida de febrero que me hizo valorar lo que tenía, lo que quería, lo que era...; Tatsuya, Esfandiar, Magdi, Max Jone, Dustin, Jenny, Paul Flipse, y tantos otros que me dieron motivos para seguir con todo esto....

Seguro que me dejo a alguien en este resumen anual de agradecimientos sincerisísimos... Que nadie se lo tome a mal, es que me he levantado y aún no estaban puestas las calles esta mañana y todo negro y de noche y... necesito una siesta...

2 comentarios:

Pau dijo...

¿Que querías que te petara el blog? Perfecto, no hay problema... que no... que sólo quería darte las gracias por esos "agradecimientos", por la parte que me toca, por los vientos... que ahí siguen soplando, a pesar del paso del tiempo...

origen dijo...

Hace unos días,
durante "La chaqueta metálica",
me crucé con la mirada de los mil metros!
http://www.youtube.com/watch?v=ppu8kEY8w64
Me alegra que hayas vuelto.
Besos.