domingo, 20 de mayo de 2007

ENVIDIA DE DESAYUNO


Me despierto a las 08 y me obligo a dormir más. Vuelvo a abrir los ojos a mediodía. Friego cacharros en la cocina, pongo una lavadora, doblo la ropa que se acumula en una silla... Imagino que estarás durmiendo y no te quiero despertar con un ring. Cambio pijama por bikini y pareo. Elijo un libro y preparo café. Me lo tomo en el balconcillo junto con el primer cigarro del día. Me apetece comer algo fresco así que lavo algunas fresitas y vuelvo al sol. Suena el móvil y eres tú con voz de sueño todavía... qué mierda que no estés cerquita... Escucho movimiento en la habitación de Adel. Viene a saludarme al poco. Charlamos...hace solete, no un calor agobiante, huele a cafetera en marcha... "Tienes fresas en la nevera... con un poco de agua fresquita tienes un desayuno de puta madre..." Y me meto en la habitación y escucho cómo se ríen en la terracita -ella cansada y con las legañas puestas todavía, él feliz sin más, porque hace buen día y se durmió abrazado a ella- con su cafelito, su fruta compartida, su buen rollo... Joder... He preparado el mejor desayuno de la historia!!!

3 comentarios:

topi dijo...

Me apetece mucho muchísimo comerme unas fresas frescas con las uñas pintadas de rojo en una terraza con solecito de la mañana... no sé por qué... qué sugestiva eres!!
:*

Moebius dijo...

VAlen los sustitutivos, como unas PIMS de fresa? ...no es lo mismo, desde luego.

Pau dijo...

¡Hermosa! Esta semana estuve desaparecida, comenzó la celebración el miércoles por la noche y terminó hace un par de horas... ¿sabes dónde pasé todo el día? En el zoo... nunca había estado, a mis 28. Sensaciones diversas, difícil de explicar, pero a gusto por la gente que me acompañaba. Todo un regalo de domingo. Mañana comienza la rutina, gracias por los besos y abrazos desde lejos