miércoles, 6 de junio de 2007

CRUCIGRAMA CON CLAVE


Los meses del año se escriben con minúscula y se dicen con la boca chica. Se caen las hojas del calendario con una facilidad y una rapidez que da miedito, ¿no?

En junio del 06 eché el ancla aquí y aquí sigo. Hasta que termine. Hasta que me larguen. Lo que dure.
Julio y agosto fueron los meses de descubrir Heavenly "Central Reservation". Septiembre capital. Octubre Italia. Noviembre un año más vieja y con muchos más palos dados. Diciembre de invierno doble, a solas, seco y sin hielo. Enero de holas y adioses (Manoloide, qué ganas de verte, cuantísimo tiempo...). Febrero de incertidumbres, ni chicha ni limoná. Marzo de queso curado (de espantos o eso prometía la etiqueta). Mayo y el junio que acaba de empezar, y parece que ya hace siglos, de tranquilidad relativa y bases bien puestas.

Quén sabe julio, agosto, septiembre... Temporada alta en el curro y baja, bajísima, rozando el límite, en fuerzas pa enfrentarme:

a la prueba de nivel (Maribel) de los lunes a las 08:31 de la mañana, a los cambios de aula, a las bajas por enfermedad (mental/física, pasajera/perenne), a sonreír relativamente calmada durante casi diez horas, a llegar a casa y poner lavadoras (y mira que me gustan que le hago la competencia al Julivert), a hacer compras o cenas o limpieza general, seguir currando entre manuales, a garabatear cuatro cosas (¿por qué siempre usamos el número cuatro en este tipo de frases?), a ponerme al día con las noticias de El País versión digital, a ver alguna cosilla en el yotuve (este chiste es mío... joder, qué penoso, no lo borro por dignidad y por cabezonería), a llamarte y marujear, a ponerme una mascarilla milagrosa que me borre las arrugas del entrecejo que me salen cuando me pongo seria en plan "ni te me acerques que a mí me hablas de lejos, sin tocarme y en buen tono o te pongo en Básico 0 hasta el fin de los días, chaval" (algo similar en versión compañero), a otra hoja borrosa que va directa al cubo de reciclaje del papel.

Cómo será esta puta vida que estamos a miércoles y yo sigo arrastrándome. Será lo del puente, lunes fiesta de la vigésima Pascua en Barcelona y toda la mandanga que me tiene la cabeza loca.

2 comentarios:

El tunel del tiempo dijo...

El año esta siendo como un jueves eterno. De los viajes y las idas y las venidas, de los holas y adioses que tal en Madrid y en Barcelona no hacen esas cosas.
Fiestas y dinero invertido y el mundo en su sitio.Que no pasa un día más, que no acaba de llegar el viernes y su soltura de espíritu. Estamos todavía a jueves. Eso que la vida tiene siete días es un cuento al que no salen las cuentas. Se ace3rca julio, ese més jueves, y luego agosto ese mes domingo, hasta que llega de nuevo el lunes entre pérdidas y colores no gastados.
Del tiempo y sus malas pasadas ya se ha escrito mucho y bueno. Como este fantástico post.
Un beso

maica dijo...

A mí los jueves me gustan... Lo mismo es por horóscopo... Día favorito de los sagitario!! Hoy, domingo, es un viernes personal de los tuyos.. Ay, que venga ya agosto y un domingo de treinta días por delante... Si fuera verdad sería demasiado bueno...no? Un beso o dos