martes, 25 de septiembre de 2012

IAN y el 25S



El número es por el día y la letra por el mes. Hoy es 25 de septiembre y hay manifestaciones "potentes" en España. Se las engloba a todas como 25S.

Hemos tenido otras similares en estos últimos años. Cada vez parecen más powerfull, más multitudinarias, más populares... Seguramente porque lo son, porque cada vez hay más gente descontenta, porque conforme pasa el tiempo pringamos más y peor, porque la paciencia se agota, porque ya está bien de echarle cuento al tema.

En la última manifestación que se dio en Barcelona (el 11S 2012) hubo tanta gente, que llevan días los políticos charlando sobre la independencia (o no) de Cataluña y lo que representa el millón y medio de personas que tomaron las calles aquel día. Yo no entiendo ni de política ni de nacionalismos. Ni ganas. Malpensada como soy me planteo, eso sí, a quién le favorece que nos tiremos los trastos a la cabeza (los nacidos aquí y los nacidos allí) y qué mierda de cortina de humo es esta cuando siguen siendo minoría los que se benefician y mayoría los que nos jodemos.


Ian, eres ciudadano del mundo. Las fronteras son una puta quimera. No te engañes y no dejes que te engañen. Si fuera por los políticos estaríamos postulando El Prat como país independiente del resto de la metrópolis, no? Los políticos, una panda de malnacidos así en general, nos hablan de país, de estado, de derechos y de mierdas varias para que olvidemos el único puto tema importante: que hay mucha gente que no tiene ni un garbanzo que gastar, que la calidad de vida ha bajado a niveles de "La Transición" (con suerte), que hay gente sin curro, gente que lo pasa mal, gente que vuelve a casa de sus padres después de años de "independencia" familiar pero dependientes de cláusulas bancarias.... Tienen la suerte estos políticos -también es verdad que se lo han currado con sus planes educativos a cada cual más ridículo- de que hay quien se queda en la terminología y ataca a los catalanes -un ejemplo- porque son unos agarrados y unos insolidarios que merecen lo peor.

A mí, honestamente, me la pela bastante si el lugar en el que resido responde al nombre de país, de estado, de barrio o de condado. ¿En qué me afecta la nomenclatura? Creo que en nada. Los políticos, los alcaldes y los presidentes de la comunidad son iguales y pecan de lo mismo. Me parece que es más una competición entre ellos para pillar más parte del pastel que algo que me repercuta a mí en lo más mínimo, aunque seamos yo y mis colegas los que pagamos el gran pato de los cojones. No me fío de ninguno. Han mamado todos de la misma teta y están deseosos de poder, encantados de manejar presupuestos, felices de hacer realidad su dedocracia, arropados por todos sus enchufados.

Cuando yo tenía tu edad, pequeño Ian lector, no tenía ni pajolera idea del franquismo. Me sonaban cosas, había escuchado algunas historias en el cole, salían anécdotas en algunos de los libros que leía... Ya era mayorcita, sí., cuando empecé a entender qué era eso de la democracia. Creo que la culpa la tuvo tu abuela Joaquina que era "adolfista" (fan de Adolfo Suárez) y que decía que este señor había sido cabecilla de "La transición" y había legalizado al partido anarquista y al comunista -por ejemplo-  y que lo dibujaba como a un ídolo del pueblo, una persona inteligente dada a departir y discutir por el bien común.


Mi memoria política es escasa. Diez años a lo máximo. Mi primera manifestación consciente y firme fue en contra de ETA y del secuestro de Miguel Ángel Blanco (que acabó fatal). Después asistí a algunas manis en las que se pedía una reforma en la educación, otras sobre sanidad... y poco más hasta la crisis. No es que no hubiera descontento hasta hace tres años, sino que no había consenso. Tu abuelo materno, por ejemplo, vivía muy bien al principio de la crisis, como tantos otros nuevos "ricos" que abrían la cartera y se regodeaban viendo los billetes que salían de ella. Me acuerdo de ir a manis y que tu abuelo me abroncara porque iba en contra de sus intereses, y los míos según su razonamiento.... Claro, si él no ganaba dinero, no podría  ayudarme económicamente. Sé que lo hacía -y lo hace- con su mejor intención, pensando que me hace bien a mí y a tu mamá y a ti. Creo que se equivoca. Nunca podría ser ama de mil esclavos, por más pasta que me ofrecieran, por más beneficio que supusiera para mí.

La insensibilidad de unos pocos, de la clase política concretamente, nos ha llevado hasta aquí. Somos un país democrático patético. Nos gobiernan animales incultos y sordos que se ciñen a sus perspectivas económicas a corto plazo y que piensan que nos hacen un favor por existir. En la antigüedad, sólo hay que leer un poco, los políticos eran parte de la sociedad y sufrían de sus mismos males. El gran problema, creo, es que ahora piensan que están por encima del resto... y se les olvida, como a tu abuelo, que si haces algo feo para beneficio tuyo, tarde o temprano pringarás. Evidente, por un poner, que si quitas X en educación porque te apaña el presupuesto de tu comunidad, llegará el día en el que necesites un experto en X (doctor, profesor, mecánico, fontanero...) y te encuentres con que nadie te soluciona tu problema pero te cobra igual y te puteas y te cabreas porque esto ya es un choteo, no?


Pues eso. No es sostenible este sistema. Hay que cortar cabezas, sí, con nombre y apellidos. Basta ya de individuos de a pie que pringan por ti y por todos tus compañeros. No tengas miedo de hablar, Ian, de quejarte, de pedir, de reclamar, de hacerte valer... Me parece que abrir la boca para esto ya es ganar. Tu madre piensa lo contrario. Lo del vaso medio lleno o medio vacío. Para mí, medio lleno siempre y ¡¡¡hasta que desborde!!! Viva la gota que colma el vaso, porque está viva.




2 comentarios:

dime ho dijo...

Busqué en Googgle "lagartos de Paestum" y descubrí, aparte de éstos, tu divertido, interesante y buen blog.
No pude dejar de leer y leer hasta llegar a esta entrada.
Lo malo es que tenía muchas cosas que hacer y no sé si podré llegar a realizarlas hoy. Lo uno por lo otro. Gracias por escribir como escribes y por ser como eres, o al menos lo que parece que eres.

mil dijo...

¡Muchas gracias, Dime ho! Espero, eso sí, que consigas hacer todo lo que has dejado pendiente... Un saludo y bien hallado!