jueves, 4 de noviembre de 2010

BOTILLO

Le regalo una remesa de botillos al primero/-a que me cambie la cara.

De postre yo pongo las ganas, la buena disposición y hasta las risas.

No puedo con los nombres que empiezan por M. Ni Mathilde, ni Matilde, ni María, ni mierdas.... Creo que me dan mal fario. Es verdad que estoy picajosa, ¿y qué? ¿que no tengo razón por eso?

A la Mieeeerrdaaa!!!

2 comentarios:

Topi dijo...

Maica busca nuevo nombre, te lo cambio: Ciama, que es Siama, de amar positivamente

maica dijo...

Tienes toda la razón, nena... voy a cambiarme de nombre a ver si así me aguanto un poco más!! Besitos!!